Separar las cartas en el BlackJack es una estrategia que puede llevarnos a ganar más dinero o a perderlo de forma rápida. Es en este tipo de decisiones donde nos jugamos la mano. Por lo general los jugadores se suelen poner nerviosos al momento de la separación, pero si estamos conscientes de lo que hacemos no hay razón para temer.

 Separar  cartas en el BlackJack

Lo primero que se debe tener claro y nunca olvidar es que el 30.7 por ciento de las cartas tienen un valor de 10 elevado. Esto significa que existen posibilidades razonables de ganar con un juego alto cuando dividimos. Pero, ¿cómo dividimos?

Para dividir es necesario entender que las divisiones tienen posibilidades de ganar cuando tenemos pares altos. Si lo que nos tocó es tener pares bajos lo mejor es no arriesgarse, porque podría tocarnos otra carta baja y dificultar un desenlace positivo. Por el contrario, si tenemos un par alto y dividimos, podemos esperar juntar la carta alta con una próxima baja o una igual alta y tener un juego todavía en mesa, sin la posibilidad de superar el 21 y quedar descalificados.

De esta manera podemos resumir que en un juego de Black Jack, la separación tendrá  que ver directamente con las cartas que tenemos. Separar desde 9 o 10 está bien. Hacerlo con un par de 5 o 4 no es una buena idea.